Publicidad | Vea su anuncio aquí

Dorismar en la deportación

Pide perdón

“Ante cualquier problema por difícil que parezca, nunca hay que bajar los brazos”, son las primeras palabras de una Dorismar que pocos conocen. Sí, se trata de la misma chica sexy que posa en sugerentes calendarios y cautiva con una sola mirada y su sonrisa, pero por momentos se pone triste al recordar la deportación que vivió y busca ser un ejemplo de fortaleza y esperanza para los millones de inmigrantes que, como ella, van a Estados Unidos en busca de una mejor forma de vida. Sin embargo, México la recibe con los brazos abiertos y radicará ahí porque ya tiene un sinfín de propuestas de trabajo, como posar para una revista, incursionar en programas cómicos sexies en Televisa, una película y mucho más.

“Sonríe, sácame más el hombro, muévete hacia la derecha” son algunas de las instrucciones que la sensual argentina escucha de parte del fotógrafo y ella, atenta, inmediatamente posa a la cámara para volver a la lente su aliada incondicional. Ataviada en una diminuta tanga color café, una camisa a cuadros anudada a la cintura y unas botas vaqueras, interrumpimos a Dorismar durante su sesión fotográfica para la revista Maxim en México y platicó con Univision.com en exclusiva de su nueva vida en tierra azteca.

Cuéntanos, ¿cómo enfrentaste el proceso de tu deportación?
Fue muy dura, cruel, pero bueno, muy cierta de parte de las leyes estadounidenses porque de alguna manera estaba quebrantando las leyes. Estoy pidiendo un perdón que es muy posible, ya mi abogado y la gente que se está encargando al respecto me comentaron que es muy posible porque ya había comenzado mis trámites, ya tenía de parte de inmigraciones, ya me habían mandado mi permiso de trabajo, mi social security que son los documentos indispensables.

¿Crees que eres un ejemplo a seguir para lo que atraviesan la misma situación que tú?
Como todo el mundo necesitaba trabajar y por eso cometí el grave error, soy el mal ejemplo de lo que no hay que hacer, pero soy el buen ejemplo de que no hay que bajar los brazos, todos cometemos equivocaciones, pero sobretodo no hay que abandonar los sueños. Mi sueño era trabajar, progresar para ayudar a mi gente querida, a mis amigos y de alguna manera crecer.

Sin duda, los chicos te extrañarán, ¿Qué les puedes decir en estos momentos?
A los muchachos de Miami les puedo decir que ya pronto voy a regresar, que nunca hay que bajar los brazos y aprender de los golpes que la vida te da a raíz de equivocaciones que todos cometemos, fue un error haberme quedado a esperar mi visa en los Estados Unidos.

¿Quieres regresar a Estados Unidos?
“Claro, estoy enfocada en resolver todo mi problema de status para poder entrar otra vez a los Estados Unidos. Tuvo que suceder de esta manera, pero bueno, lo que desconcertó a todo el mundo, fue que no es común que migración vaya a tu casa a golpearte la puerta, esposarte y sacarte, excepto que seas un criminal o hayas cometido un delito muy grave, que no es mi caso, yo lo único que quería era trabajar y superarme.

Dicen las malas lenguas que Sissi tuvo algo que ver en tu deportación...
Yo creo que esta mujer reaccionó de manera oportunista, valiéndose de un problema muy grave mío para empezarse a hacer promoción. Es como quien roba un banco y… nadie va a ir a la policía a decir ‘yo no fui’, te lo juro que yo no fui’ porque todos van a empezar a sospechar. Me siento muy presionada de parte de esta señora, me está llamando constantemente a mis teléfonos privados, a mi equipo de trabajo. Hace poco estuve en un programa de Telefutura y otra vez apareció tratando de que salga a desmentir algo que no se, no es mi rollo. Me dijo lo que pasa es que todo el mundo no me cree y si no le creen, por algo será.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí