• La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito
  • chespirito
  • La noche de Chespirito
  • La noche de Chespirito

La noche de Chespirito

¡Nada de enemigos!, esas son la voces de miles de jóvenes que lo siguen queriendo. ¨¡No contaban con mi astucia!¨.
¨Quisiera poder arrodillarme para agradecerles este premio, pero luego me cuesta levantarme¨. dijo el actor.
La entrada no pudo haber sido mejor. Don Francisco con un niño vestido como El Chavo del 8.
El corazón valiente del Chapulín Colorado asomó entre las manos del público, sólo faltaba el homenajeado.
Todo para dar pie a un momento que todos esperaban: un tributo a Roberto Gómez Bolaños.
Los chistes fueron celebrados y con un aplauso la gente acalló las pausas que hizo Chespirito cuando se le quebró la voz
Y es su turno al micrófono. Es tímido y poco elocuente. No le gusta ser el centro de las miradas, pero habló.
Complacido, Chespirito ve y vuelve a ver el Premio Juventud 2005, como El Idolo de Generaciones.
Ah, era eso lo que estaba esperando. Unas antenitas de vinil para que así pudiera detectar la presencia de...
¡Nada de enemigos!, esas son la voces de miles de jóvenes que lo siguen queriendo. ¨¡No contaban con mi astucia!¨.
Y ahí, solo, en medio del escenario, parecía que Chespirito no sabía que hacer con tantos aplausos que le regalaron.