Publicidad | Vea su anuncio aquí

Espinoza Paz en el Nokia Theatre de Los Angeles.

Lágrimas de Platino

La noche se transformó en una gran fiesta mexicana, donde los limones, el tequila y la música banda animaron los tres pisos del Nokia. Ahí, Espinoza Paz hizo que el público fuera parte de sus canciones, prueba de ello la dio cuando subió a dos hombres al escenario para ilustrar cómo había compuesto un tema.

Paz sacó el tequila, invitó a su guitarrista a 'echarse' un par de tragos de tequila con sal y limón y brindó con su público. "Salud, que viva el amor, las tradiciones, el dolor, nuestro rancho, nuestro México", gritó.

Pero después de desatar risas con sus invitados, el momento más nostálgico llegó acompañado de las palabras: "Apá', esto es para usté", para después dedicar un tema a su padre, quien se encontraba entre el público.

Ante la emoción del momento, Espinoza Paz  no pudo contener las lágrimas y rompió en llanto, al igual que su padre, quien reflejaba todo su orgullo hacia su exitoso hijo, mientras que uno que otro miembro del público también soltaba las lágrimas a la par de esta escena.

Con la humildad que lo caracteriza, Paz bajó del escenario y fue directo a estrechar en brazos a su padre, que también se veía conmovido por la dedicatoria.

Fue justo en medio de ese momento que el “Cantautor del Pueblo” recibió una sorpresa, al escuchar una voz del escenario que decía: “En Sinaloa nació un artista y en Los Angeles nació una estrella", palabras que fueron el preámbulo para otorgarle dos Discos de Platino por 10 mil copias vendidas de cada uno, gracias a Yo No Canto, pero Lo Intentamos.

“¿Sí son míos, son de de veras?”, dijo Espinoza, “No, no son míos, son de ellos (los fans)”, agregó el cantautor que no daba crédito a lo que estaba sucediendo en ese momento.

Después, la alegría volvió a las 7 mil personas y llegó el momento del mariachi, en ese lapso interpretó Te Lo Pido Por Favor, de Juan Gabriel, además de temas como Lo Intentamos, El Próximo Viernes, Como Un Tatuaje. Durante dos horas de concierto, el sueño de conquistar el Nokia Theatre Center de Los Angeles no quedó en el intento, sino en un verdadero y exitoso logro de Espinoza Paz.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí