Publicidad | Vea su anuncio aquí

Los Globos de Oro 2010

James Cameron

- Getty Images

Sexis en la alfombra de PJ 2009

FOTOS:  Revive a las sexis de PJ 09

Ver fotos
ganadores

FOTOS:  Ganadores de los Globos de Oro

Ver fotos
Shaila Dúrcal

FOTOS:  Shaila Dúrcal

Ver fotos
Las más sexis de los Globos de Oro

FOTOS:  Las más sexis de los Globos de Oro 2010

Ver fotos
Los galanes de los Globos de Oro

FOTOS:  Los galanes de los Globos de Oro 2010

Ver fotos
Parejas de los Globos de Oro

FOTOS:  Parejas de los Globos de Oro 2010

Ver fotos
anahi

FOTOS:  Anahí, consentida de PJ

Ver fotos

Una sobria ceremonia

Nadie barrió con los premios, pero el gran triunfador fue James Cameron con su espectacular Avatar, aunque las otras películas nominadas lo merecieran también, pero tal es la naturaleza de los premios. La gran novedad de esta ceremonia -en la que los hispanos nos quedamos con las manos vacías- fue contar con un presentador, el comediante británico Ricky Gervais, quien comenzó su monólogo refiriéndose a la serie original The Office y mofándose del protagonista de la versión estadounidense, Steve Carell. Además, hubo más de 50 estrellas presentando los premios de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood.

La primera presentadora fue Nicole Kidman, quien antes que nada se refirió a la tragedia en Haití -que de alguna manera marcó la sobria celebración- y exhortó al público a ayudar. El primer premio no fue para Penélope Cruz, sino para Mo'Nique, por su extraordinario papel en el drama Precious, que agradeció conmovida a Dios y a su esposo Sidney Hicks.Paul McCartney -quien se presentó como "el tipo del juego Rock Band"- se encargó de presentar el galardón a la Mejor de las películas animadas, que "también son apreciadas por adultos que consumen drogas", a Up, inspirada en un viaje a Sudamérica, concretamente Venezuela. A la media hora de la ceremonia, volvió al podio Gervais, promoviendo su blog, quejándose que su película The Invention of Lying no fuera nominada y asegurando con sonrisa culpable que no volverá a ser el animador de los Globos de Oro.Con su ácido humor británico, Gervais saludó a McCartney haciendo referencia a la gran cantidad de dinero que gastó el año pasado. Pero el premio anunciado por Cher y Christina Aguilera no fue para el ex Beatle: la mejor canción fue la de Crazy Heart, de T-Bone Burnette. Michael Giacchino, ganador por la Mejor Partitura (Up), se quedó sin palabras: fue suficiente que McCartney lo felicitara.Colin Farrell capeó con dignidad el estereotipo del irlandés borrachín descrito por Gervais para referirse a la doble y "codiciosa" nominación de Meryl Streep, que por supuesto ganó la extraordinaria actriz por Julie & Julia y que agradeció deseando llamarse T-Bone Streep y dedicándoselo a su madre, contemporánea de Julia Child y a quien le debe su disciplina.Cuando volvió a salir al podio Gervais, habló de la categoría de Mejor Guión como un bajón, enfatizando la importancia de los actores. Apropiado, especialmente cuando Jason Reitman atribuyó su premio -sorprendentemente el único para su película- a los actores de Up In The Air, mencionando que George Clooney hubiera preferido estar ayudando en Haití esta noche.Tras describir a Inglourious Basterds como "la película más alegre" del año, Samuel L. Jackson presentó como a una verdadera leyenda a Sofía Loren, para anunciar al premio a la Mejor Película Extranjera: la película alemana dejó fuera definitivamente a los hispanos en esta oportunidad. Hablando de "bastardos", muy bien merecido el premio de Christoph Waltz, agradecido emocionadamente por el actor austríaco.

Emocionante también fue la entrega del premio especial Cecil B. DeMille a Martin Scorsese, por el legendario Robert DeNiro -quien no estaría alli si no fuera por él y propuso que el premio a la trayectoria lleve el nombre de este director- y Leonardo DiCaprio -quien lo comparó con Leonardo DaVinci y Ludwig Van Beethoven- antes del resumen visual de la variada obra del cineasta. Scorsese se refirió al proceso de hacer películas como un esfuerzo de colaboración y agradeció a los centenares de personas que han trabajado con él, así como a los que se dedican a preservar el cine clásico de siempre, además de señalar las virtudes del propio DeMille como un precursor.

Ricky Gervais esperó no haber ofendido a nadie al beber una pinta de cerveza, especialmente a Mel Gibson, quien tomó la broma con humor para anunciar al Mejor Director: James Cameron por Avatar, quien humildemente declaró que se lo merecía Kathryn Bigelow, por The Hurt Locker. Luego agradeció a todos los que trabajaron en la película, incluyendo una frase en na'vi, el idioma inventado para los habitantes de Pandora.

El merecido premio a la Mejor Comedia fue para The Hangover, justo después de la presencia en el escenario de Justin Bartha, Bradley Cooper, Ed Helms y Mike Tyson. El premio lo recibió con ellos y agradeció el director, Todd Phillips, especialmente a su madre, que lo estimuló a seguir una carrera en cine.

El gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, no pudo con su acento austríaco al hablar de la película Avadar (sic). Después de eso, Mickey Rourke, respetuosamente presentado por Gervais, anunció a la Mejor Actriz en un drama: Sandra Bullock, quien al igual que Meryl Streep, tenía dos nominaciones en esta oportunidad, aunque en distintas categorías. Este es su primer Globo de Oro, por The Blind Side.

No es el caso de Robert Downey Jr., quien ganó su segundo Globo por Sherlock Holmes, como Mejor Actor en una Comedia, tratando con mucho humor de no agradecer a nadie, especialmente a quien le sugirió que no preparara un discurso, porque se lo iba a ganar Matt Damon. Por su parte, el ganador de Mejor Actor en un Drama fue Jeff Bridges, quien obtuvo su primer Globo por Crazy Heart, agradeciendo entre otros a su madre, fallecida el año pasado, y al director Scott Cooper. Ya era tiempo que este actor se llevara un premio importante después de tantos años.

El broche de oro estuvo a cargo de Julia Roberts, quien anunció el premio a la Mejor Película para Avatar, agradecido por el productor Jon Landau, seguido por James Cameron, quien se refirió a todos los presentes como afortunados por tener "el mejor trabajo del mundo". Con apenas ocho segundos para despedirse, Ricky Gervais dijo que si tuviera un solo deseo, sería "paz en el mundo", para retractarse con "que miren su show que se estrena en febrero". Punto final.

¿Qué te parecieron los Globos de Oro?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí