Publicidad | Vea su anuncio aquí

Estreno de 'The Wolfman', con Benicio del Toro como el Hombre Lobo

The Wolfman

VIDEO:  The Wolfman - Universal Pictures

Ver videos
The Wolfman

VIDEO:  The Wolfman - Universal Pictures

Ver videos
The Wolfman: Venganza

VIDEO:  The Wolfman: Venganza - Universal Pictures

Ver videos
The Wolfman: De hombre a bestia

VIDEO:  The Wolfman: De hombre a bestia - Universal Pictures

Ver videos
The Wolfman

VIDEO:  The Wolfman - Universal Pictures

Ver videos
Temido

VIDEO:  The Wolfman: Temido - Universal Pictures

Ver videos

Cuidado con la luna llena

El celebrado actor puertorriqueño deja atrás al Che Guevara para meterse en la piel del Hombre Lobo -algunos dirán "de otro monstruo"- en esta nueva versión de la vieja historia de terror. Y lo hace bastante bien, ayudado por los efectos especiales más realistas. Nos trasladamos a una era oscura y nebulosa con The Wolfman, que se estrena el 12 de febrero, aunque sea luna nueva. Entérate de lo que los amantes del cine dicen sobre la película aquí.

En esta época de hombres lobo atractivos y seductores, como los que aparecen en la saga de Twilight, había que volver a los orígenes del mito. Es decir, a la historia filmada en 1941 y remozada para la ocasión. Todo empieza en el bosque de Blackmoor, Inglaterra, cuando Ben Talbot es brutalmente asesinado por una horrible criatura: un hombre lobo.Es entonces que su hermano Lawrence (Benicio del Toro), que trabaja como actor en Nueva York, regresa a la residencia paterna. Su encuentro con su padre, Sir John (Anthony Hopkins) no resulta muy promisorio, aparte de su frialdad. Lawrence, quien recuerda cómo su niñez acabó con la muerte de su adorada madre y vive atormentado por eso, está más interesado en encontrarse con la viuda de su hermano, Gwen Conliffe (Emily Blunt), a la que siempre se sintió atraído.Lawrence le promete a Gwen que hará todo lo posible por descubrir al culpable. En una época plagada de supersticiones, acude al campamento de los gitanos -a los que muchos ingleses racistas acusan de los peores crímenes, sin prueba alguna- y cuando lo ve Maleva (Geraldine Chaplin), se alarma por lo que siente al tocar su mano. Como que adivina el terrible destino que le espera a él también.Mientras está con los gitanos, llega una turba dispuesta a hacer justicia, cuando empieza a atacar precisamente la bestia. Como era de esperarse, Lawrence también es atacado, pero no muere. Eso lo marca, no sólo entre los gitanos supersticiosos, sino entre toda la población, que busca deshacerse de él. Incluso el gentil inspector Abberline (Hugo Weaving), enviado a investigar el crimen, lo entrevista y le asegura que no es su enemigo y sólo quiere ayudarlo. Sí, claro.Quienes conocen o recuerdan la historia se pueden imaginar lo que sigue después: la tragedia que marca la existencia de los monstruos, para quienes ni la terapia ni la tortura representan una solución. Las actuaciones son buenas, a la altura de las circunstancias, lo mismo que la ambientación: bosque y ciudad llenos de esa extraña neblina que acentúa el hecho de que se trata de una película de terror.Los efectos son buenos también, especialmente la transformación de Talbot en licántropo, de la cual no se abusa demasiado. Pero ha pasado más de medio siglo desde la película original y el terror del cine de hoy en día provoca en comparación risas en los momentos de más miedo. Sin embargo, las sutilezas del pasado quedaron en la historia y ahora sí podemos ver a un hombre lobo arrancando los intestinos de sus víctimas; en eso sí que se ha modernizado el relato.Así pues, una actualización de un clásico difícilmente se puede convertir en otro clásico, como es el caso con The Wolfman. Es simplemente la misma historia visualmente más atractiva y realista, que por eso vale la pena ser vista, por quienes gusten del género, claro. Dirigida por Joe Johnston (Hidalgo, Jurassic Park III) con guión de Andrew Kevin Walker y David Self, está clasificada R.

¿Qué te parece Benicio del Toro como el Hombre Lobo?

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Publicidad | Vea su anuncio aquí