Gilberto Gil

Grammy latino 2003

Otro brasileño reconocido. El legendario Gilberto Gil fue la Persona del Año. - Lester Cohen/WireImage.com

Con la música en la sangre

En la historia de la música contemporánea muchas de las grandes figuras presumen de haber superado infinidad de problemas para llegar al lugar  donde ahora se encuentran. Pero sólo una puede declarar haber sido "subversivo" y preso por el régimen militar brasileño allá por 1969, y que, una vez liberado, cambió su residencia a Londres para realizar su sueño y codearse ni más ni menos que con músicos de la talla de Yes, Pink Floyd, Rod Stewart y la Incredible String Band. Ese es, Gilberto Gil. 

Multifacético en toda la extensión de la palabra, Gilberto Gil llevó en su juventud una doble vida al ser un estudiante cauto de día y músico aventado de noche. Trabajó por igual en solitario que con infinidad de grupos, además de mostrar sus preocupaciones políticas y sociales a través de pegajosos ritmos como el tropical, el reggae, el bossanova y la música tradicional brasileña. Más recientemente fungió como Ministro de Cultura de Brasil, nombramiento otorgado por el Presidente Lula Da Silva.

Originario de las tierras calientes del Amazonas, el también cantante nació el 26 de junio de 1942 en Salvador Bahía, Brasil,  y desde entonces traía la música en la sangre, pues a sus escasos ocho años de edad se mostraba embelesado por los cantantes callejeros de un mercado ubicado en su tierra natal. Es entonces que decide tomar un acordeón para empezar a jugar con él, y posteriormente a tocar.

Ya por concluir la década de los cincuenta, Gilberto Gil estudiaba Administración de Empresas en la Universidad Federal de la ciudad que lo vio nacer, y al mismo tiempo ya era parte de un grupo llamado Os Desafina Dos. Poco después descubrió en la radio a Joao Gilberto y quedó pasmado con lo que escuchó. De ahí que en ese entonces los minutos no le resultaran suficientes para tomar una guitarra, aprender a tocarla y cantar bosanova.

La publicidad le abre la puerta grande

Curiosamente, así como se lee, la primera experiencia profesional del músico fue con la composición de unos jingles para una publicidad local. Y aunque es más conocido por sus grabaciones hechas en los años 60, en la fase del tropicalismo, incluyendo Roda, Lunik 9 y Domingo no Parque, (ésta última muy semejante a la canción A Day in the Life, de los Beatles), el artista también hizo grandes aportaciones a la música tradicional de su país al formar parte de "Nós Por Exemplo", un espectáculo dirigido por Caetano Veloso, quien se vuelve su compañero inseparable por mucho tiempo. Un año después se traslada a Sao Paulo y consigue actuar en numerosos conciertos.