Vicente Fernández

vicente

Vicente Fernández interpreta a Maclovio Arrieta en 'La Ley Del Monte'. Es un hombre a quien la revolución le causa problemas con la mujer que ama.

- SONY Music

Una dura infancia

"Mientras ustedes no dejen de aplaudir, yo no dejo de cantar", dice alegremente a su público un personaje ataviado con traje de charro que posee una singular voz, y al ritmo de las notas del mariachi interpreta las canciones de dolor, lo mismo en un palenque que en una plaza o en un auditorio. Se trata de Vicente Fernández Gómez, cuya historia parecería ser la típica de un melodrama casero, sin embargo, es real. 

El pequeño Chente tuvo que abandonar la escuela en el quinto año de primaria para trabajar, porque a la familia no le alcanzaba para cubrir sus necesidades más elementales. Así las cosas, trabajó de albañil, bolero, lavaplatos, cajero, mesero y demás oficios habidos y por haber hasta que un día, después de luchar ante un sinfín de adversidades, consigue ser un cantante muy famoso.

La primera página de lo que pareciera una telenovela comenzó un 17 de febrero de 1940, cuando en Huentitán El Alto, Jalisco, nace el que hoy por hoy sigue siendo considerado el Rey de la música ranchera, no sólo en tierras aztecas sino también en Latinoamérica y España.

De un rancho a otro

Corría ya la década de los sesenta, aquella cuando el rock and roll mundial tuvo un gran auge y en ese momento nadie se imaginaría que un joven jalisciense con una gran pasión por la música iría a contracorriente de los movimientos musicales de moda. Justo en esa misma época debutó en el programa La Calandria Musical, con un sueldo de 35 pesos,  para convertirse poco a poco en una de las figuras más populares de México.

Poco después, cansado de corretear a los carros en su tierra con la intención de dar una serenata y así obtener algunos pesos, el intérprete de Por tu maldito amor se fue a probar suerte a la Ciudad de México donde trabajó con el Mariachi Amanecer de Pepe Mendoza y el Mariachi Aguilar de José Luis Aguilar. Más adelante consiguió cantar en El Amanecer Tapatío y comenzaron a programarle algunas actuaciones en vivo, a través de la estación de radio XEX.

"El Hijo del Pueblo" consiguió su primer contrato discográfico en 1965 con el álbum A pesar de todo bajo el sello Sony Music, y aunque al principio lo comparaban con Pedro Infante y Jorge Negrete, Vicente Fernández rápidamente convenció a la crítica de tener estilo propio y comenzaron a llegarle oportunidades para actuar en Estados Unidos, donde debuta en el teatro Million Dollar.